Hace más de tres meses en algún estadio de Latino América a Cande y a mí se nos ocurrió una gran idea.

¡¡ Apareceríamos por sorpresa en casa de Lodo !!

Lo que parecía algo imposible fue cobrando fuerza y ya no era una ilusión de dos amigas que extrañaban con locura a su tercera parte, sino una realidad.

Y así fué …… Cande desde Buenos Aires, Facu desde Madrid (él no se pierde una) y yo desde Alicante, empezábamos el viaje.

 
Lo único malo de haberle hecho esta sorpresa a Lodo, es que ella, no pudo disfrutar de los meses previos.
!!! Era tal la excitación que manejábamos !!! .

Desde aquí, “oficialmente”, doy las gracias a Tomi, el chico de Lodo, por haberla engañado como un campeón.

El último mes, él consiguió que ambos compraran un colchón hinchable, toallas para tres personas más, que cambiaran las fechas de sus vacaciones y que ella NO encontrara nuestro grupo en WhatsApp, donde hablábamos todos los días y desde el que nos mandaba fotos de ella continuamente.
¡¡¡ Yyyyyy…. estamos hablando de Lodo, más conocida como, “la señorita me quiero enterar de todooooooooooooo. !!!!

El viaje:

Mi viaje hasta Milano fue toda una aventura.

Para empezar, casi pierdo el primer vuelo (Alicante – Barcelona), cuando llegué al aeropuerto, ya estaba cerrado el Check-In, así que tuve que ir con mis dos maletas gigantes, la de mano y la mochila, hasta la puerta del avión.
No penséis que estoy loca, llevaba todo eso porque después de visitar a Lodo, ya empezaba la gira. (No suelo llevar media casa encima cuando viajo tres días).

 

Llegada a Milano:

Se suponía que me encontraría con Cande y Facu en el aeropuerto de Milano, pero imaginaros cual fue mi sorpresa al aterrizar y descubrir… que estaba en otro aeropuerto, distinto al que se encontraban ellos, ¡¡¡El que está más alejado de la ciudad!!!.

Así que, agarré TODO MI EQUIPAJE, os lo recuerdo…. “mis dos maletas gigantes, la de mano y la mochila” y con mi italiano básico, me subí a un tren, después a un Metro y … por fin, conseguí llegar cerca de casa de Lodo (aún no sé cómo pude hacerlo).

En ese viaje, me di cuenta de lo satisfactorio que es cuando consigues hacer cosas por tí misma, cosas que no imaginabas que podías hacer.

Por eso, os invito a que confiéis más en vosotros mismos, porque somos más valientes de lo que creemos.

Muchas veces los miedos no nos dejan descubrir hasta donde podemos llegar. Así que de vez en cuando, hay que dejarlos en casa.

Además, a pesar de lo que vemos en las noticias todos los días, hay mucha gente buena y amable en el mundo, que estará encantada en ayudarte con las maletas ¡¡jajajajajajaja!!. Yo encontré a esas personas maravillosas en esta aventura, que me guiaron hasta mi destino.

Y al fin:

YA ESTÁBAMOS JUNTOS….. Y el resto de la sorpresa os lo contaré en el siguiente post.

Porque esos tres días…. ¡Se merecen que les dedique uno entero!.

 

 
¡ Un besazo !

logo_Bside